Las eléctricas tienen liquidez para hacer frente a las inciertas condiciones del mercado causadas por la pandemia

AITORES ELECTRICIDAD, S.L.

 AITORES ELECTRICIDAD 

 943 33 40 66 / 699 427 368

 ELECTRICISTAS GIPUZKOA - REFORMAS GIPUZKOA - ELECTRICISTAS GUIPUZCOA

 

             Las eléctricas tienen liquidez para hacer frente a las inciertas condiciones del mercado causadas

             por la pandemia

 
 

Para atender la reducción de la demanda y las condiciones de mercado inciertas causadas por COVID-19, las compañías eléctricas deben asegurarse de tener suficiente liquidez para salvaguardar su actividad y sus operaciones sin problemas, dice la firma de análisis GlobalData.

Las compañías eléctricas, según GlobalData, se enfrentan a problemas de liquidez ya que sus cuentas por cobrar se retrasan o se anulan y los ingresos han disminuido debido a la menor demanda. Muchas eléctricas en estos tiempos difíciles están ayudando a los clientes al proporcionar electricidad incluso a aquellos que no pagan sus facturas eléctricas.

Para mantener los flujos de efectivo, abordar las interrupciones de la cadena de suministro, manejar las reparaciones y el reemplazo de componentes, las compañías eléctricas deben asegurarse de tener la liquidez adecuada. Muchas de ellas están optando por bonos, ya que son instrumentos más seguros y ofrecen menos volatilidad en comparación con las acciones y, en ocasiones, ofrecen pagos de intereses más altos que los dividendos.

Somik Das, analista de energía de GlobalData, comenta: “Los bonos a largo y medio plazo podrían ser la mejor opción para las compañías eléctricas con dificultades, ya que les permitirá mantener la liquidez en el entorno volátil actual”.

Si el brote de virus persiste y las restricciones impuestas por el gobierno se extienden, las eléctricas pueden tomar otras medidas para proteger su liquidez. “En primer lugar, pueden retrasar ciertas inversiones manteniendo los planes de gastos de capital en los mismos niveles y luego reducir los costos operativos y de mantenimiento. Si la economía se deteriora aún más, los servicios públicos podrían considerar reducir los presupuestos de gastos de capital», añade Das.

 Fuente original del artículo