OJO con los timbres inteligentes

AITORES ELECTRICIDAD, S.L.

 AITORES ELECTRICIDAD 

 943 33 40 66 / 699 427 368

 ELECTRICISTAS GIPUZKOA - REFORMAS GIPUZKOA - ELECTRICISTAS GUIPUZCOA

 

             Ojo con los timbres inteligentes 

 
 
Ring: Amazon vigila el vecindario (y a ti)
 
 
Los timbres inteligentes con cámara se han popularizado en lo últimos años pero plantean serios problemas para las comunidades donde se instalan

 

Dé un paseo por cualquier suburbio americano de case media y descubrirá que en muchas puertas una pequeña cámara ha sustituido al timbre convencional. Son los conocidos como 'timbres inteligentes', un accesorio de domótica que se ha vuelto increíblemente popular en los últimos años. A principios del 2019, casi una cuarta parte de los hogares norteamericanos planeaba instalar uno.

Y aunque se hable de ellos como un producto genérico, es perfectamente posible hacerlo en términos de una sola marca, Ring. Esta empresa, que Amazon compró en 2018 por 1.000 millones de dólares, controla más del 97% del mercado de timbres inteligentes según la consultora NPD.

 
 

 

La promesa del producto es sencilla: estos timbres llevan las ventajas del videoportero que se usa en edificios de apartamentos en muchas ciudades a las casas individuales, pero con ventajas añadidas gracias a su conexión permanente a la red. Si alguien llama a la puerta y no hay nadie en casa, por ejemplo, la persona puede ver la imagen que captura la cámara en su teléfono móvil e incluso hablar con la persona que está en la puerta desde la otra punta del planeta. Combinando el dispositivo con una cerradura inteligente, es posible incluso abrir la puerta de casa a distancia.

La realidad, sin embargo, es que su proliferación está empezando a poner a prueba las relaciones vecinales en muchos barrios y han llevado al senador estadounidense Edward Markey a asegurar que este tipo de productos suponen "una amenaza para las libertades civiles y la privacidad".

Para entender el argumento es necesario considerar estos timbres no como un producto individual que se usa sólo cuando alguien llama a la puerta sino como una red de vigilancia distribuida que está activa las 24 horas del día. Bajo esa perspectiva hay tres puntos que están causando fricción en la sociedad norteamericana (y pronto, probablemente, en otros países donde se están empezando a implantar este tipo de timbres) y que están interconectados.

Grabarás al vecino

El primero es que Ring graba lo que pasa en la calle pero eso quiere decir también que en muchas ocasiones graba directamente la casa del vecino de enfrente. No hay ninguna ley que lo impida pero muchas personas no se sienten cómodas sabiendo que hay una cámara que registra cuándo se van o vuelven de casa o que les graba mientras cortan el césped en al puerta.

Ring permite a los usuarios consultar las grabaciones que hace su timbre durante el día y compartirlas con otros vecinos a través de una app específica, Neighbors. La idea es que si alguien ve algo sospechoso en su cámara -por ejemplo, alguien que intenta entrar en una casa o roba un paquete de la puerta-, pueda alertar a otros vecinos.

La aplicación, sin embargo, también tiene otra función. Según una investigación de la Electronic Frontier Foundation, una organización que defiende los derechos de los ciudadanos en ámbitos digitales, está plagada de rutinas y herramientas de analítica que recolectan información personal de los usuarios y la envían a varios servicios. Entre ellos figura, por ejemplo, Facebook, que recibe datos de cuándo se ejecuta la aplicación y en qué dispositivos.

Ojos para la policía

En esta aplicación, además, es donde surge el segundo punto de fricción. De forma paralela, Ring ha llegado a acuerdos con más de 400 departamentos de policía en diversas localidades de EE.UU. para que los agentes puedan acceder a estas grabaciones.

Si ocurre un delito y la cámara de uno de los usuarios puede aportar pruebas para solucionar el caso, un agente de policía puede solicitar la grabación. El proceso requiere en principio la aprobación del usuario (con una orden judicial la policía también puede pedir las grabaciones directamente a Amazon), pero varias asociaciones legales apuntan a que los ciudadanos pueden sentirse intimidados por el lenguaje del correo de solicitud o considerar que negarse a compartir las grabaciones puede traer consecuencias.

Amazon además, incentiva a los departamentos de policía con cámaras gratis al tiempo que controla las comunicaciones entre la policía y la comunidad, exigiendo -por ejemplo- la revisión del contenido de notas de prensa en las que se anuncian los acuerdos o las condiciones en las que un departamento de policía puede publicar los vídeos en redes sociales.

Estas tácticas promocionales pueden llegar a ser agresivas. Muchos usuarios se quejan de que en redes sociales como Facebook o Nextdoor, Ring y los departamentos de policía están fomentando la sensación de inseguridad, promocionando vídeos de robos y asaltos con el fin de que el miedo lleve a los vecinos a comprar e instalar más dispositivos. Ring ha llegado a crear programas que animaban a los vecinos a crear programas de vigilancia ciudadana y reportar actividades sospechosas a cambio de descuentos en nuevos productos.

"Ring está aprovechándose de la idea de un hogar seguro para enriquecerse gracias a un red de vigilancia privada que da a los agentes de policía un acceso sin precedentes a la vida privada de las personas", explican desde la Electronic Frontier Foundation.

Sin control

El tercer punto es que como administradora de esta enorme red de vigilancia privada Amazon tiene un enorme poder, pero no necesariamente control sobre el mismo.

A finales del pasado año una investigación de Vice y Motherboard apuntaba a la facilidad con la que algunos productos de Ring (y su rival Nest), pueden ser hackeados. Un software que circulaba por varios foros permitía tomar el control de las cámaras y los altavoces del timbre.

Ring también comunicó a principios de este año que ha tenido que despedir a cuatro empleados en los últimos cuatro años por quejas sobre acceso indebido a los vídeos de la plataforma.

La compañía asegura que ha reforzado las medidas de seguridad interna para evitar este tipo de violaciones y añadido nuevas preferencias y opciones de seguridad en las apps de control de los dispositivos para que resulte más difícil a un atacante ganar acceso y control a los diferentes dispositivos.

Fuente original del artículo